Mariposa Coqueta

Ojos coquetos
Sonrisa encantadora
Visible mariposa
Danzas entre las rosas
Con elegancia y esperanza
Siempre viendo a la distancia
Con tus alas
Encantas a las hadas
Esparciendo su polvo
Por todas las praderas
Dando alegría
Transcendiendo a un nuevo día.
A pesar del viento y lluvia
Tus danzas brillan
Ante perturbadora sinfonía.
Danza, brilla y ama
belleza de mujer.

* pensamiento dedicado a mamá

Tempestad

Buitres rodean su presa
Esperan, desean
Avaricia putrefacta derraman.
Incertidumbre se huele
En el ambiente.
Mas la presa
Como montaña
Serena ante el ludibrio,
Contempla el rechiflido
De los coloridos grillos.

Cántaros de lluvia caen
Enlodando por cuanto pase.
Los arboles bailan sin cesar
El chubazco no deja
Ni siquiera mirar.

Que canten
Que bailen
Que se empapen
Y cieguen
Hasta el cansancio.

Cuando la tempestad
Esté por terminar
La montaña
Será la única
Sin ahogar
Y en su lugar.

Lluvias parte del huracan

Llovieron colores
y se unificaron.
La obscuridad
que se extinguió
Se intensifico.
Llovieron sentimientos
Y entre ellos
La patria 
Espada de dos filos
Al orgullo acuchilló.
La prepotencia
simplemente se burlo.
La ira
se manifestó
Al sistema culpó
Y todo a su paso
Destrozó.
La acertividad
aunque sorprendida
Tuvo compasión
Mas solo observó.
Mientras la obscuridad cae
La luz se desplaza
Hacia los destellos.
Esperanza y desasosiego
Dan vuelco a este duelo.
El año en el que la tierra floreció
Y la humanidad se estremeció.

Te adueñaste

Como si fuera ayer
Tu sudadera y libro
Marcaron tu silueta
En este corazón vació.

Que coincidencia
Aquel día en el que
ni siquiera te conocia
Fue como una melodía.

Mas en silencio
Como exquisitas flores
Y sonrisas coquetas
Te adueñaste de mi ser.

Tu sueter
bombón de mis recuerdos.

Tu libro
Explosión cósmica
en mi sentidos.

Y tu silueta
Conjunción de
Emociones perpetuas
En nuestro atardecer.

Si, como si fuera ayer 
me enamore de ti
Sin darme un aviso
Llegaste y explotaste
Mis sentidos.

Deformaste mi razón
con tu presencia.

Ni tiempo tuve
de poner fronteras.

Y aunque las construyera
En silencio
Como exquisitas flores
Y sonrisas coquetas
Te adueñaste de mi ser.

Yo

Libertad de aceptarme
Libertad de quereme tal cual soy
Libertad de expresarme
Y de aceptar a los demás
Sin mascaras
Sin venganzas
Ni reproches
Simplemente
Afrontar malas
O buenas decisiones
Sacar los esqueletos
Y volverlos cenizas
Esparcirlos a la deriva
Y embarcarnos
En una nueva etapa
De nuestras vidas.
Y así sea
que seguro volarás.

Y la Llorona se enamoró

Cuenta la leyenda
Que su alma
Anda en pena
Que a gritos implora
El regreso de sus hijos.
Tantas versiones
Por ahí se comentan
Que hasta a los infieles
Su camino al infierno
Se los lleva
Con su voz seductora
Como una sirena.

Quien iba a pensar
Que con la cuarentena
Los infieles no salen de casa.

Tanto tiempo a pasado
Que ya se ha desesperado
Y un día, salio cuando el sol
Estaba todavía.
Y un hombre caminando
Paso a su orilla.
Con su canto de gloria
Le pidió ayuda
Mas este buen mozo
Con lentes obscuros
Cual estrella del cielo
Y de la tierra
Siguió en su camino.

La llorona desconcertada
Y anonadada
Se quedo plasmada
Cuestionando su belleza.

Como tal nagual
juró que el día siguiente
Embelleciéndose
Un suspiro le robaría.
Despues de todo
con sus dotados tesoros
Solo un ciego
La ignoraría.

Decidió llegar mas temprano
Despues de varias horas
El humano no ha pasado
Mas ella arraigada se ha quedado.

Pasaron las horas
Mas la estrella ni sus luces
Pasaron los días
Y ella esta que sufre.

Pasaron varios hombres
Y su tarea se le a olvido
Añorando al hombre de gafas
Que un algún día había pasado.

La llorona suspira
Mas no sabe que es por amor
Piensa que es por venganza
Es solo otro que se lleva al corralón.

Y la espera la desespera
Mas sigue ahí parada
Con la mirada perdida.

Y una noche de lluvia
Pasa el hombre
Que ha volado su locura
Ella con ternura
Extiende su mano
Lo agarra de su manga
Y le implora
Que le regrese su cordura.

El con desden
sacudió con desafan
Y al hacerlo
Al suelo fue a dar.

Las gafas 
Lejos fueron a dar
Y la llorona entristecida
Por fin
Sus ojos puede mirar.

Cual gardenia al parecer
Sus ojos blanquiscos
Sin poder ver.

Aturdido por lo acontecido
El bello hombre
Se encuentra en el césped
En busca de sus gafas
Balbucea sin poder hablar.

La llorona al mirarlo
Lo quizo ayudar
Le toco su mano
Y la levanto a su cara
Acintio su cara y sonrió.
A lo cual el hombre
Por fin cedió.

Y desde ahí su historia empezó
El tronco hueco de su espalda
Por fin sanó.

Por fin encontró a un amado
Al cual le da su cuidado
Y del cual también es amada.

Sin belleza, 
Sin seducción
Sin miedo
Ni venganza
Por fin a encontrado el amor.Cuenta la leyenda
Que su alma
Anda en pena
Que a gritos implora
El regreso de sus hijos.
Tantas versiones
Por ahí se comentan
Que hasta a los infieles
Su camino al infierno
Se los lleva
Con su voz seductora
Como una sirena.

Quien iba a pensar
Que con la cuarentena
Los infieles no salen de casa.

Tanto tiempo a pasado
Que ya se ha desesperado
Y un día, salio cuando el sol
Estaba todavía.
Y un hombre caminando
Paso a su orilla.
Con su canto de gloria
Le pidió ayuda
Mas este buen mozo
Con lentes obscuros
Cual estrella del cielo
Y de la tierra
Siguió en su camino.

La llorona desconcertada
Y anonadada
Se quedo plasmada
Cuestionando su belleza.

Como tal nagual
juró que el día siguiente
Embelleciéndose
Un suspiro le robaría.
Despues de todo
con sus dotados tesoros
Solo un ciego
La ignoraría.

Decidió llegar mas temprano
Despues de varias horas
El humano no ha pasado
Mas ella arraigada se ha quedado.

Pasaron las horas
Mas la estrella ni sus luces
Pasaron los días
Y ella esta que sufre.

Pasaron varios hombres
Y su tarea se le a olvido
Añorando al hombre de gafas
Que un algún día había pasado.

La llorona suspira
Mas no sabe que es por amor
Piensa que es por venganza
Es solo otro que se lleva al corralón.

Y la espera la desespera
Mas sigue ahí parada
Con la mirada perdida.

Y una noche de lluvia
Pasa el hombre
Que ha volado su locura
Ella con ternura
Extiende su mano
Lo agarra de su manga
Y le implora
Que le regrese su cordura.

El con desden
sacudió con desafan
Y al hacerlo
Al suelo fue a dar.

Las gafas 
Lejos fueron a dar
Y la llorona entristecida
Por fin
Sus ojos puede mirar.

Cual gardenia al parecer
Sus ojos blanquiscos
Sin poder ver.

Aturdido por lo acontecido
El bello hombre
Se encuentra en el césped
En busca de sus gafas
Balbucea sin poder hablar.

La llorona al mirarlo
Lo quizo ayudar
Le toco su mano
Y la levanto a su cara
Acintio su cara y sonrió.
A lo cual el hombre
Por fin cedió.

Y desde ahí su historia empezó
El tronco hueco de su espalda
Por fin sanó.

Por fin encontró a un amado
Al cual le da su cuidado
Y del cual también es amada.

Sin belleza, 
Sin seducción
Sin miedo
Ni venganza
Por fin a encontrado el amor.Cuenta la leyenda
Que su alma
Anda en pena
Que a gritos implora
El regreso de sus hijos.
Tantas versiones
Por ahí se comentan
Que hasta a los infieles
Su camino al infierno
Se los lleva
Con su voz seductora
Como una sirena.

Quien iba a pensar
Que con la cuarentena
Los infieles no salen de casa.

Tanto tiempo a pasado
Que ya se ha desesperado
Y un día, salio cuando el sol
Estaba todavía.
Y un hombre caminando
Paso a su orilla.
Con su canto de gloria
Le pidió ayuda
Mas este buen mozo
Con lentes obscuros
Cual estrella del cielo
Y de la tierra
Siguió en su camino.

La llorona desconcertada
Y anonadada
Se quedo plasmada
Cuestionando su belleza.

Como tal nagual
juró que el día siguiente
Embelleciéndose
Un suspiro le robaría.
Despues de todo
con sus dotados tesoros
Solo un ciego
La ignoraría.

Decidió llegar mas temprano
Despues de varias horas
El humano no ha pasado
Mas ella arraigada se ha quedado.

Pasaron las horas
Mas la estrella ni sus luces
Pasaron los días
Y ella esta que sufre.

Pasaron varios hombres
Y su tarea se le a olvido
Añorando al hombre de gafas
Que un algún día había pasado.

La llorona suspira
Mas no sabe que es por amor
Piensa que es por venganza
Es solo otro que se lleva al corralón.

Y la espera la desespera
Mas sigue ahí parada
Con la mirada perdida.

Y una noche de lluvia
Pasa el hombre
Que ha volado su locura
Ella con ternura
Extiende su mano
Lo agarra de su manga
Y le implora
Que le regrese su cordura.

El con desden
sacudió con desafan
Y al hacerlo
Al suelo fue a dar.

Las gafas 
Lejos fueron a dar
Y la llorona entristecida
Por fin
Sus ojos puede mirar.

Cual gardenia al parecer
Sus ojos blanquiscos
Sin poder ver.

Aturdido por lo acontecido
El bello hombre
Se encuentra en el césped
En busca de sus gafas
Balbucea sin poder hablar.

La llorona al mirarlo
Lo quizo ayudar
Le toco su mano
Y la levanto a su cara
Acintio su cara y sonrió.
A lo cual el hombre
Por fin cedió.

Y desde ahí su historia empezó
El tronco hueco de su espalda
Por fin sanó.

Por fin encontró a un amado
Al cual le da su cuidado
Y del cual también es amada.

Sin belleza, 
Sin seducción
Sin miedo
Ni venganza
Por fin a encontrado el amor.

Para mamá

Frente al espejo
Esta una dama.
Lineas de fatiga
Ilustran su cara.
Cuantas noches sin dormir
Inundada de infinidad de que hacer
Dando lo mejor de si
Ante ese hermoso ser.
Deseando un maravilloso porvenir
Esperando nada a cambio
Solo que viva y sea feliz.

Maquillaje se pone en su rostro
Asimilando bien estar y salud.
Mamá no es cualquier palabra
Amor es sinónimo de ti.

Ruleta Existencial

En estos días
Que aislados estamos
He jugado a la ruleta
Con la existencia
Ha sido un sin fin
De disparates
Hasta he apostado
Con la misma vida
Hemos quedado
Que a la quinta
es la vencida
Hasta ahorita
Ha sido todo
un gran empate.

Cuatro ganadas
Y cuatro perdidas
Susto escalofriante
Tras suspiro aliviante.

Hemos tocado
El mas grande debate.

Quien soy?
Rosa blanca
Según el latín
El muy parlanchín.

Pero quien soy?
Ahí si que…
No se que decir.

De donde provengo?
De Asia, de Francia
De apache y mestizo
Según el elixir
Liquido rojizo
Que corre en mi.
Pero
de donde provengo?
Solo El creador
puede saberlo.

Y a donde voy?
Hacia la gloria infinita
Tal vez no de santita
Pero tan siquiera
Ya de difuntita
Ahí denme la chancita.

Y por supuesto
La ultima daga
La mas afilada
Y a la vez
la mas abnegada
Estoy viva?
Hmmm

Majestuoso

Majestuoso ahí parado está
Anillo tras anillo incrustado
Como velas en pastel de cumpleaños
Año tras año ve pasar
A Generación tras generación.
Su primavera a llegado a su final
Y sus hojas han dejado de existir.

Me pregunto,
Que tipo de hojas pudiste mostrar?
Tal cual pavorreal
su belleza enseñar
Que tipo de flores
Con polen expuesto pudiste tener?
O tal vez,
Que tipo de semillas pudiste esparcir
Sea cual sea, el paso de los años
Se nota en tu coraza.

Algunos hasta dicen
Que leyenda eres
De una bruja malvada
Que quedo ahí incrustada
En forma de árbol
Por eso las ramas pelonas
Durante tantos años
Y nadie se atreve
Cortarte, sacarte, mucho menos tirarte
No sea que la bruja venga a tragarte.

Si, árbol salvaje
majestuoso ante el que pase
Sigo admirandote
Y aunque algo me pase
Decidí hoy tocarte.

El Camino Sigue…

Se nos va entre los dedos
Esta existencia con esperanza y anhelos
Se nos va sin ni siquiera un adiós entre sueños
Y el camino sigue sin descansar
Como si al pararse el reloj dejara de funcionar.

Se nos va el aliento al opinar y desear
Se nos quita la dicha de odiar y amar
Nos dejas un hueco
difícil de llenar
Y a la vez con memorias
difíciles de olvidar.

Si, se nos va la bondad
difícil de expresar
Remordimiento maldito
Que encadena nuestro pesar.

Perdón exhaustivo
al alacrán ponzoñoso
Cesan las muertes
Cual aguijón extraido

Se nos escapa de las manos
Su existencia se extingue
Se lo llevan de nuestro lado
Y Dios lo recibe.

Aun pidiendo justicia
Aun pidiendo que reviva
El camino sigue
Y su tierna existencia
A pasado a ser divina.

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: