Despertad!

Esta densa obscuridad me asfixia
Tantas cosas por hacer
No hay tiempo que perder
Mi esencia se aleja
Se desprende y lo deja.

Paz y tranquilidad empieza
El jilguerillo cuenta anécdotas
En bellos cantos
Mientras entramos al bosque
Las tinieblas se quedan atrás
Las añoros y deseos desaparecen
Mientras el canto se fortalece.

Me da la bienvenida
Mas algo se me olvida
Mas que será? ni idea.

Nos acercamos
El sendero es reconfortante
Mas algo en mí me detiene
“Hay tanto por hacer…”
Palabras desconosidas
Mas siento que
Son en parte, mías…

El jilguerillo se detiene
Y con su canto
Me sostiene
mas
“Hay tanto por hacer..”

Regresan mis ansiedades
Regresan mis inquietudes
Regresa mi asfixia
Y con ella mi esencia.

Pesadez se incorpora
En mi ser, mas
“Hay tanto por hacer”
Llega a ser
Mi lema a seguir.

DESPERTAD!
“HAY TANTO POR HACER!”
Por fin veo el amanecer…

Tempestad

Buitres rodean su presa
Esperan, desean
Avaricia putrefacta derraman.
Incertidumbre se huele
En el ambiente.
Mas la presa
Como montaña
Serena ante el ludibrio,
Contempla el rechiflido
De los coloridos grillos.

Cántaros de lluvia caen
Enlodando por cuanto pase.
Los arboles bailan sin cesar
El chubazco no deja
Ni siquiera mirar.

Que canten
Que bailen
Que se empapen
Y cieguen
Hasta el cansancio.

Cuando la tempestad
Esté por terminar
La montaña
Será la única
Sin ahogar
Y en su lugar.

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: